Proyecto Disonante

Escuchar lo que nos
cuesta oír.

Una contribución para fortalecer el espacio cívico a través de la deliberación pública,
el uso de evidencia y el pluralismo

La polarización es una tendencia que impacta globalmente en la conversación pública. Cada vez es más difícil la discusión de asuntos públicos -desde una película o una canción hasta contenido de un proyecto de ley o de una política pública. Se ponen en juego inmediatamente identidades políticas, culturales y morales y el tema más nimio es un campo de batalla.
Este fenómeno es un desafío para la gobernanza democrática. Los gobiernos de todos los niveles, los legisladores y hasta los jueces enfrentan el desafío de que sus propuestas y decisiones se procesen en clave de batalla cultural, política o moral. El periodismo y las Organizaciones de la Sociedad Civil atraviesan el mismo problema con sus agendas de intervención en la escena pública. De este modo, cualquier iniciativa está o bien etiquetada desde su origen, o bien asimilada con posterioridad a un bando u otro de los antagonismos que atraviesan las distintas sociedades. Esto, a su vez, genera un espiral de intolerancia que dificulta el debate, la convivencia, y en algunos casos, fomenta el autoritarismo.
Esta polarización es, en algún sentido tentadora, toca alguna fibra íntima de nuestras convicciones pero vuelve estéril cualquier debate. Por el contrario, una conversación pública sujeta a reglas de respeto por el otro y por la lógica de la argumentación, de incorporación de evidencia, de diversidad y de pluralismo puede ser más productiva para una mejor gobernanza. Tanto la legitimidad como la eficacia de las propuestas se fortalecerán si se las discute mediante dispositivos que las preserven del secuestro por identidades que las exceden.
Proyecto Disonante es una propuesta para poner en práctica dispositivos que mejoren la conversación pública.
Las propuestas de política pública, los proyectos legislativos, las agendas de reformas, pueden incrementar su legitimidad y su eficacia en la medida en que incorporen la pluralidad, la deliberación y la evidencia en los procesos de discusión.
Proyecto Disonante es una propuesta para poner en práctica dispositivos que mejoren la conversación pública.
Las propuestas de política pública, los proyectos legislativos, las agendas de reformas, pueden incrementar su legitimidad y su eficacia en la medida en que incorporen la pluralidad, la deliberación y la evidencia en los procesos de discusión.
¿A quiénes se dirige nuestro trabajo?
  • Gobiernos y poderes legislativos
  • Educadores y centros educativos
  • ONGs y Organizaciones de la sociedad civil (OSC)
  • Empresas
  • Asociaciones y organizaciones profesionales
¿Qué podemos ofrecer?
  • Evaluación y propuestas de solución de situaciones en donde el diálogo y la toma de decisiones colectivas se encuentra bloqueada.
  • Formación en distintos niveles relativas a prácticas deliberativas y diálogo racional
  • Ayuda en la implementación de decisiones que generan conflictividad, son resistidas por un sector o son difíciles de trasmitir para ser comprendidas.
  • Colaboración en la elaboración de argumentos basados en la evidencia y construidos siguiendo las buenas prácticas del diálogo racional.

MÁS SOBRE EL PROYECTO DISONANTE

También te puede interesar

NOSOTROS

Quienes somos

Proyecto Disonante está liderado por Carolina Fernández Blanco y Hernán Charosky.

DIÁLOGO

Contactanos

Nos interesa conocer tus inquietudes y propuestas.

Compartir